En Tallerilerile utilizamos la metodología lúdica como estrategia para enseñar y aprender

logo-tallerirelire
cuentos infantiles gijón asturias

El boli más feliz del mundo

No sé muy bien cuando nací. Lo que  sé es cuando comencé esta historia de amistad.

Me llamo Miboli  y mi mejor amiga, se puede decir que la única, es Dani.

Cuando llegué a sus manos me recibió con los brazos abiertos o mejor dicho, con las manos preparadas para empezar nuestra amistad.

—¡Por fin! —Le escuche decir con una voz muy  alegre.

—¡Miboli! —gritó— ¡Este es el que yo quería!

Así me enteré de que mi nombre es  Miboli.

Desde entonces, cuando tengo mi gorro puesto estoy como dormido  y no sé dónde está mi amiga. En esos momentos me deja con mucho cariño en un bote con otros objetos que también sirven para escribir y que  se llaman lápiz, rotu  y también había algún otro boli, así que pensé que debían ser  mis parientes.

Reconozco que al principio me sentí un poco molesto con tanta competencia pero no soy celoso y sabía  que a Dani le gustaba mucho, por eso decidí no pensar en eso y disfrutar del momento.

Todos los días, sin faltar ninguno, Dani se sentaba frente a nosotros y escogía a alguno. Siempre que iba a elegirnos nos volvíamos locos. Saltábamos  y chillábamos para llamar su atención.

—¡Eh! —gritábamos—  ¡Estamos aquí! ¡Escógeme a mí!

Pero ella no hacía nada. Me daba la sensación de que no nos escuchaba.

Pronto comprobé  que siempre escogía a varios. Pero siempre, siempre, me sacaba a mí y siempre, siempre, me cogía entre sus manos, me acercaba a su boca y quedaba pensativa.

Gracias a eso aprendí muchísimas cosas pues Dani es listísima. Sabe de todo. Escribíamos poesía, relatos,  números y otras cosas importantes.

Al poco tiempo empezó a llevarme siempre con ella. Me metía en su bolso y cuando se iba me llevaba de excursión.

Elbolso era muy divertido y  nos hicimos muy amigos.

La primera vez que subí en él  me dijo:

—Hola ¿cómo te llamas?

—Me llamo Miboli —le dije

—Encantado de conocerte —me contestó.

Cuando estamos juntos, Elbolso, me cuenta las aventuras que vive con Dani y yo me divierto mucho escuchándole.

Y así vivo feliz desde hace mucho tiempo.

Pero un día, ocurrió algo diferente.

Como todos los martes estábamos escribiendo cuentos con una amiga de Dani con la que me lo paso muy bien pues es muy divertida y hace unos dibujos preciosísimos.

De repente sonó Elmóvil y Dani cogió su bolso y salió corriendo.

¡Me dejó, sin tapar, encima de la mesa!

—¡No puede ser! —grité.

—¡Dani que me has dejado destapado y voy a secarme! —grité más alto.

Pero Dani ya no estaba.

Mi vida se había terminado. Al principio me rendí y me preparé para lo peor. Después, me enfadé.

—¿Cómo puede olvidarse de mí?

A continuación me calmé y empecé a buscar alguna solución y repentinamente, me acordé de algo que habíamos escrito:

« Si deseas algo de corazón y tienes fe. Al final lo consigues».

Por eso me concentré mucho, mucho, durante mucho tiempo y desee que Dani volviese a recogerme. En el fondo de mi corazón supe que Dani volvería, aunque en algún momento dudé. Pero pudo más el amor por mi amiga que mis dudas y al cabo de un rato, escuché la voz de  Dani que corría hacia mí.

—Miboli —dijo muy alegre—.  Me olvidaba de ti.

Me cogió, me tapó y me metió en Elbolso.

Y ese día…

Fui el boli más feliz del mundo.

ÚLTIMOS CUENTOS

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, soy Blanca 👋
¿en qué puedo ayudarte?