Un divertido ejercicio de atención

Mantener entretenidos a los niños más de cinco minutos seguidos es todo un desafío. Ante este reto nos ponemos nerviosos e incluso lo tomamos como algo personal y se nos olvida que su capacidad de atención es una habilidad que se está desarrollando.

De su edad dependerá que estén más o menos tiempo atendiendo o concentrados en alguna actividad. Esto es una realidad que no podemos cambiar, pero si podemos ayudarles y ayudarnos a mejorar la concentración ejercitando la atención.

Por ello, a lo largo de este artículo queremos mostraros juegos que ayudan a ejercitar la atención y especialmente el Juego del silencio que va un pasito más allá.

¡Hay juegos para todo!

Los rompecabezas, dibujos, sopas de letras, laberintos o colorear mandalas son actividades que exigen una gran concentración y por ello, son   muy recomendables para practicar la atención. Los juegos de mesa como cartas, dominó, oca y parchís, además, unen la diversión con largos periodos de concentración.
Pero hoy queremos presentaros el juego del silencio. Una actividad de grupo, creada por María Montessori que también podéis realizar de forma individual.

Un juego muy silencioso

El juego del silencio fue creado con el objetivo de que los niños y las niñas desarrollaran el autocontrol.

Su procedimiento es muy sencillo.

  1. Los participantes se sientan (en el suelo o en una silla) y cierran los ojos.
  2. Les indicáis que presten atención a todos los ruidos de su alrededor.
  3. Marcais el inicio del tiempo de silencio con las manos o con algún instrumento musical.
  4. Cuando consideréis, tocáis una campana u otro objeto para que todos sepan que ha terminado el juego y los niños abrirán los ojos de nuevo.
  5. Una vez que abran los ojos, les pediréis que cuenten en alto lo que han oído; el ruido de la luz, del agua del grifo, un coche, un insecto, los niños del patio…  y les preguntareis, también, lo que han sentido.

Si queréis alargarlo un poco más, podéis llamar a cada niño por su nombre para que vaya saliendo del círculo del silencio.

Con esta actividad, además de relajar mucho, ayudáis a trabajar 

  • La atención
  • La concentración
  • La paciencia
  • El sentido del oído
  • Los buenos modales

Esperamos que pongáis este juego en práctica y nos contéis,en los comentarios, como os ha ido y si os ha sorprendido alguna respuesta de los niños.

Gracias por tu visita.

Para terminar, os dejamos un enlace a María Montessori, creadora de un modelo educativo para el desarrollo integral del niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *