Una pelota no solo bota

El juego es una divertida manera de comunicarse.

Los juegos no solo proporcionan entretenimiento y diversión a los participantes, sino que cumplen con un rol educativo pues promueven el desarrollo de distintas habilidades.

Estas prácticas lúdicas son consideradas como parte de la experiencia humana y están presentes en todas las culturas.

Una divertida primera impresión

Los niños son los mayores defensores del juego e interactúan a través de estas divertidas prácticas en todas las etapas de su socialización, así pues en el inicio de una relación los juegos son casi obligados.

La capacidad de socialización que tienen es admirable, llegan a un lugar donde no conocen a nadie y rápidamente están integrados, y jugando.

Algunos, los más tímidos, necesitan un empujoncito; otros, desean ser presentados formalmente o que un amigo, les introduzca en el grupo. Pero en todos los casos, el juego es el medio para relacionarse.

Un momento importante

Estas situaciones son más frecuentes durante las vacaciones o al inicio del curso. Pensando en ellas os propongo unos juegos diseñados para conocer los nombres de los niños del grupo. Se trata de juegos cortos (sobre diez minutos) y en los que pueden participar desde los cuatro o cinco años.

Su objetivo está muy claro y, como siempre, existen beneficios añadidos.

Juegos de regalos, palos y gestos

  • La ampliación del vocabulario
  • El desarrollo de la memoria
  • El respeto en las relaciones personales
  • La práctica de la escucha  
  • La paciencia para respetar los turnos

La inicial, el regalo, me gusta….

El grupo de niños que va a participar se sienta y elige un capitán al que le ofrecerán regalos.

El capitán tiene que aceptar o rechazar los regalos que le van diciendo sus compañeros, en función de que el regalo coincida con la inicial de su nombre. Si coincide dirá que si, si no coincide dirá que no. Ejemplo: me llamo Juan y te regalo un juguete.

Existen múltiples variantes. En una de ellas, en la que se juega sin capitán, “me gusta”, cada niño se presenta y deberá hacer coincidir la inicial de su nombre con algo que le guste. Ej. Yo soy Carmen y me gustan los caramelos.

El palo mareado

Sentados en círculo, se presentan todos los participantes diciendo su nombre y una cualidad positiva. Cuando terminen, se gira el palo y el jugador que sea señalado por el palo, cuando se pare, dirá el nombre y la característica de otra persona.

Según los años de los participantes se pueden utilizar otros términos.

Gesticulando

Se colocan en círculo, con cierta separación unos de otros.

Cada participante tiene que decir su nombre y hacer un gesto (baile, saltos, saludo…) que todos repiten.

El siguiente tiene que decir cómo se llamaba el anterior y repetir su gesto; a continuación, añade su nombre y realiza un gesto distinto, y así sucesivamente hasta la última persona.

El último tiene que decir los nombres de todos los participantes y sus gestos.

Se trata de una variante de “me pica”. En el que se tiene que decir su nombre y a continuación, un lugar donde le pica.

Esperamos que los participantes disfruten con estos juegos y hagan muchos amigos.

Si conoces otros juegos para que los niños aprendan el nombre de nuevos amigos, te agradeceríamos que  los añadas en los comentarios.

Gracias por tu visita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *