Una hora de creativo aburrimiento

“El hecho de que el aburrimiento sea una experiencia cotidiana sugiere que debería servir para algo”

H.Lench

¿Qué os parecería transformar el aburrimiento en algo creativo?

Hoy os proponemos un experimento con el que descubriréis nuevas habilidades en vuestros hijos, alumnos, nietos, sobrinos…

Durante las siguientes líneas, descubriréis como convertir el aburrimiento en una actividad estimulante y, por lo tanto, creativa.

En primer lugar, tenéis que encontrar un espacio de aburrimiento o lo que es lo mismo, aproximadamente, una hora de tiempo libre, sin planificar.

Proponemos una hora a la semana de aburrimiento

Durante esta hora semanal, quitaréis de la vista los objetos con los que habitualmente “matan el tiempo” (televisor, consola, ordenador, tablet,…); en fin, todos los aparatos eléctricos y electrónicos que los sobre estimulan y consiguen que, tras su uso, el entorno resulte aburrido.

¡Te sorprenderá las cosas que vas a descubrir!

Así que ya lo sabes…

Un día de lluvia…

Los niños insoportables…

Y vosotros a punto de perder la paciencia…

Este es el momento

¿Qué hacer con una hora vacía por delante?

Para convertir este “me aburro” en un “mira lo que he hecho”, no es imprescindible el uso de una varita mágica. Solo tenéis que crear un espacio con el que puedan interactuar, que cuente con elementos para manipular, para construir nuevos mundos y crear sus propias historias.

No les propongáis nada. El aburrimiento es un hecho muy subjetivo y las actividades que para muchos pueden resultar sugerentes, para otros pueden ser aburridas. Deben ser ellos, los que descubran como ocupar su tiempo (pintando, leyendo, construyendo, investigando o inventando).

Si inician algún tipo de actividad creativa poneros a su disposición y ayudarles a avanzar. No solo os lo agradecerán ellos, a la larga, vosotros también os veréis recompensados.

En el peor de los casos, si no inician ninguna actividad, ¿qué puede pasar?,¿qué os aburráis durante una hora?

No es tan grave.

Una buena herramienta para el autoconocimiento

El aburrimiento permite conectar con uno mismo y sacar a la luz las facetas más positivas por ello se convierte en una excelente herramienta de autoconocimiento.

Cuando hablamos del aburrimiento en su faceta más positiva; es decir, cuando es caldo de cultivo para desarrollar la creatividad, se convierte en un gran aliado para descubrir las destrezas y habilidades de los niños.

Sin embargo, hay otro tipo de aburrimiento del que debemos huir. Ese que imponemos a los niños, esas situaciones o espacios que no les interesan en absoluto, en los que no pueden realizar nada y en el que solo encuentran desmotivación.

Recuerda que el aburrimiento promueve la originalidad y creatividad; por eso, la próxima vez que los veas aburridos, no te refugies en los recursos más fáciles.

Aprende a disfrutar de esa sensación y sacale partido pues como padres y educadores, debemos procurar que tengan espacios, materiales y libertad para poder afrontar el aburrimiento de la forma más productiva posible.

Disfrutar de estos momentos y aprovecharlos para conocer un poquito mejor a los niños con los que os relacionáis.

Si te ha gustado esta propuesta, por favor, compártela. Estarás ayudando a dar a conocer esta página.

Gracias por tu visita.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *