Una pelota no solo bota

Ya estamos en otoño y en algunas regiones, el tiempo empieza a enfriar. Por lo tanto, hay que aprovechar los últimos rayos de sol y pasar más horas en la calle, en el parque, en el monte; en fin, en cualquier lugar al aire libre.

Los niños y no tan niños disfrutamos realizando actividades en la naturaleza y no vamos a ser nosotros los que descubramos, aquí, sus múltiples beneficios, aunque no esté de más recordar alguno.

Juguemos en la calle

Las actividades de ocio y tiempo libre no sólo mejoran las habilidades sociales, sino que también estimulan la imaginación, la creatividad y la autonomía. Pero, además, jugar al aire libre resulta muy positivo para la salud pues,

  • Se desarrolla la capacidad física
  • Se fortalece el sistema inmune

Así que aprovechemos el buen tiempo y vayamos a jugar a la calle.

Pero antes de salir de casa

¡A recolectar!

Estamos acostumbrados a llevar un montón de juguetes para “mantenerlos entretenidos”, pues se cansan muy rápido de todo.

En esta ocasión, como queremos facilitaros la diversión, nuestra propuesta es sencilla. Tan simple como un balón.

Un rey llamado balón

El juguete que no debemos olvidar y que nunca pasa de moda.

Con una pelota el éxito está asegurado pues tiene un gran atractivo y poder de seducción para los niños; además, no tiene sexo y por ello, se convierte en un buen aliado a la hora de jugar.

Juegos con pelotas

Proponemos, a continuación, unos juegos en los que se usa el balón como elemento clave.

El 21

En una canasta (puede ser una papelera, un aro en el suelo o cualquier objeto que nos sirva para encestar) colocamos a los niños en fila y les proponemos que lancen el balón e intenten meterlo en la canasta.

Si encestan desde un metro, les daremos un punto; desde dos, dos puntos; desde tres, les daremos tres más uno adicional por conseguir un triple. El que antes llegue a 21 puntos será el ganador.

Pelota envenenada

Se forma un círculo y uno de los niños se queda en el centro con la pelota.

Empieza lanzando el balón a uno de sus compañeros y diciendo cualquier palabra; por ejemplo, “playa”.

Los demás se irán pasando el balón a la vez que dice palabras relacionadas.

Cuando el jugador del centro diga la palabra “veneno”, el siguiente que coja la pelota tiene que permanecer en silencio un turno.

Pierde el que no sepa que palabra decir o el que se equivoque con su turno de silencio. El perdedor irá al centro.

El rondito

Los jugadores forman un círculo y el que tiene que robar la pelota se colocan en el medio.

Los niños que están en el círculo deberán pasarse el balón evitando que lo coja el del centro, para este el objetivo será robar el balón.

El jugador que haya conseguido robar el balón cambiará su sitio con el que lo ha perdido.

Pies quietos

Se forma un círculo y un niño queda en el centro con la pelota.

El niño del centro grita: “Declaro la guerra a…. (nombre de algún compañero o compañera)”, mientras, lanza el balón hacia arriba y el niño nombrado correrá a recogerlo.

Cuando lo tenga, gritará: “Pies quietos”, dando tres zancadas (con o sin carrerilla), y tendrá que dar con la pelota a otro compañero. 

Si el jugador le da a su “víctima” con la pelota, éste tendrá que ocupar el lugar del centro.

Balón prisionero

Se divide el espacio en dos campos y en cada uno se sitúa un equipo.

El equipo que tiene la pelota debe lanzarla para “quemar” a un jugador que, si no es capaz de atraparla, se tendrá que colocar al fondo del campo contrario.

Si la coge, puede tirarla inmediatamente para cazar a un jugador del otro equipo.

Si un prisionero tiene la pelota, puede liberarse si le da a alguien del equipo contrario. Gana el equipo que antes capture a todos los enemigos.

Estamos seguros de que os divertiréis y estos juegos os ayudarán a mantener entretenidos a los niños durante un buen rato.

Si conoces otros juegos de balón y tienes un momento, te agradeceríamos que los compartas con todos nosotros en los comentarios y los incluiremos en nuestra lista.

Gracias por tu visita y participación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *